Retomando el camino

Citius, altius, fortius es una locución latina que significa “más rápido, más alto, más fuerte”.
En este momento yo la cambiaría por Gordus, Cansadus, Viejus, que sinceramente es como me siento. Pero vamos por partes y veamos que ésto no es malo del todo…

Empecé a opositar allá por los lejanos años 2009, con muchas ganas y mucho optimismo y sobre todo, con mucha inocencia. Andaba yo por aquel entonces por mis lozanos 25 años.

Me presento: Me llamo Diego, tengo 34 años y soy opositor a bombero.

Hace nueve años que empecé este camino, pero hace cosa de tres años lo dejé completamente. Me superó esta oposición.
No supe compaginar trabajo, pareja y responsabilidades con el duro trabajo de opositor a bombero.

Seguí adelante y conseguí un trabajo que me daba para vivir y me permitía disfrutar de los pequeños placeres de la vida (pequeños porque no daba para más). Y aunque era bastante feliz, me faltaba algo… Tenía una espinita que no me dejaba disfrutar totalmente de las cosas, y esa espina era que… QUIERO SER BOMBERO.

Un día en el trabajo, me empecé a sentir mal. No quería pasar el resto de mi vida haciendo algo que no me gustaba, y al volver a pensar en el camino que había dejado atrás, sentí que no quería hacer otra cosa que no fuera ser bombero.

Me costó tomar la decisión, ya que había varios factores en contra:

  1. Hacía 3 años que no entrenaba ni estudiaba
  2. En esos 3 años había engordado 10 kilos y tenía la forma física de un calamar
  3. Tengo 34 años que ya van pesando…
  4. Tenía un trabajo que me ocupaba prácticamente la mitad del día.
  5. Si decidía dejar el trabajo, tendría que volver a casa de mis padres, a 500 kilómetros de donde vivía en ese momento y dedicarme exclusivamente a opositar.
  6. Dejaba lejos a muy buenos amigos y a mi novia, con la que tendría que tener una relación a distancia.
Pero… quien algo quiere algo le cuesta. Y aquí estoy, viviendo con mis padres con 34 años, y echando jornadas maratonianas de estudio y entrenamiento y aprovechando los fines de semana para tener vida. 

Realmente creo que soy afortunado, ya que hay mucha gente que no puede simplemente dejar el trabajo y ponerse a opositar. Yo como no he sentado la cabeza y no tengo descendencia ni hipoteca, solo tengo que sacrificar mi independencia durante unos años (espero que no muchos) para conseguir ser bombero.

Por eso quiero compartir con vosotros parte de este esfuerzo y poder aportar lo que esté dentro de mis posibilidades. 

También voy a usar esta página para ver mi progreso y sobre todo para repasar con los test que voy a ir subiendo. 

Espero que os sea útil.

¡Saludos!

2 opiniones en “Retomando el camino”

  1. L a verdad es que tu historia me hecho sentirme en lago reflejado, lo unico es que soy más viejo y si voy a tener descendencia, pero soy jodidamente cabezon y no lo puedo dejar, aaaaa jajaja, un saludo y las preguntas estan genial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *